Desarrollo Local

Instituto Camargo Corrêa realiza proyecto agrícola con comunidades del Marañón

Miércoles, 31 de Octubre de 2012, às 15:54
Proyecto ayuda actualmente a 75 agricultores con técnicas para aumentar la productividad Proyecto ayuda actualmente a 75 agricultores con técnicas para aumentar la productividad

El proyecto Harina de Raíces (Farinha de Raízes) se inició en la comunidad quilombola de Mamuna, en Alcântara (MA) con el objetivo de elevar la productividad del cultivo de la yuca, es decir, un aumento aproximado de las actuales 5 toneladas por hectárea/cosecha para 8 toneladas, equivalente a un 62,5%, mejorando de esta forma la calidad de harina producida, el fortalecimiento de la cadena productiva y el aumento de la renta de las familias involucradas. El proyecto es una realización del Instituto Camargo Corrêa (ICC), Consórcio Cyclone 4 y del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), con la coordinación técnica del Instituto Aequitas y alianza con la Asociación de Beneficencia Nova Galileia de los Habitantes del Poblado do Mamuna.

Con 20 meses de duración, "Harina de Raíces" beneficia directamente a 75 agricultores y tiene una inversión total de R$ 543 mil. También están involucradas en esta iniciativa otras dos comunidades quilombolas de la región: Brito y Baracatatiua. Además de aumentar la productividad, también será construida una "Casa de Harina" en Mamuna, que será el local de transformación en harina de la yuca o conocida también como mandioca. Las tres comunidades tendrán asistencia técnica rural para el desarrollo del manejo y cultivo de la yuca. Y en Mamuna se realizarán acciones que mejoren el procesamiento de las raíces y su comercialización. Los agricultores participantes aprenderán sobre actividades de planificación de plantación, preparación y corrección del suelo, técnicas de plantación, control de plagas, poda y cosecha.

"Los habitantes de las comunidades utilizan casi toda la yuca cultivada solamente para subsistencia y queremos apoyarlos a triplicar la facturación de la Asociación", afirma Felipe Soares, analista del programa Futuro Ideal del Instituto Camargo Corrêa. Soares dice que serán implantadas técnicas dedicadas a elevar la producción de raíces de yuca, como también, perfeccionar y mejorar las etapas del procesamiento de la harina. Otro paso es la creación de una marca para la harina producida, con certificación del producto quilombola y de esta manera impulsar la comercialización. "Para que esto ocurra de forma eficiente se utilizarán tecnologías simples y de fácil adopción. Desde la plantación hasta la cosecha, la metodología utilizada será participativa. Todos lo de la comunidad construirán una práctica de cómo hacer, dónde hacer, para qué hacer y para quién hacer, siempre fomentando la formación de capacidades locales, de tal modo, que las comunidades sean autónomas durante su proceso de desarrollo."