Poli-USP

InterCement invierte en centro de estudio en construcción sostenible

Martes, 23 de Abril de 2013, às 17:49
Imagen ilustrativa del proyecto Imagen ilustrativa del proyecto

InterCement, holding dedicado a los negocios de cemento del Grupo Camargo Corrêa, patrocina un centro de estudio en construcción sostenible en la Escuela Politécnica de la Universidad de São Paulo (Poli-USP) en la Zona Oeste de São Paulo. Un edificio antiguo del Departamento de Ingeniería Civil será totalmente reformado para ganar equipos de última generación. En la primera etapa, será utilizado el primer piso con 640 metros cuadrados. InterCement concluirá el proyecto ejecutivo en mayo y el centro de estudio entrará en actividad también en el 2013.

El proyecto innovador de estudio con enfoque en la industria de la construcción civil fue planificado para acoger 30 profesores, másteres y doctorados y será coordinado por los doctores en Ingeniería Civil Vanderley John y Rafael Pileggi. Un estudio pionero en el área de hormigón ecoeficiente fue elegido para estrenar el nuevo equipo de estudios de la Poli. "InterCement desea adoptar soluciones sostenibles en la cadena de valor y para esto invierte cada vez más en proyectos innovadores, como el del hormigón ecoeficiente", dice Adriano Nunes, director de Innovación y Sostenibilidad de InterCement.

El producto ya llegó a ser desarrollado en ambiente controlado por la USP. Ahora el desafío es aplicar un proceso productivo en amplia escala y de forma competitiva. El hormigón ecoeficiente tiene bajo impacto ambiental, con reducción significativa de emisión de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera y consumo de energía. El producto debe presentar aumento de desempeño del cemento en la aplicación realizada por el consumidor.

El método realiza de forma más racional el control, selección y combinación de las materias primas usadas para producir el cemento, aumentando la calidad y la maleabilidad del producto y permitiendo substituir gran parte del material responsable por la emisión de CO2, pudiendo reducir las emisiones en hasta 40%. Según el profesor John, la técnica desarrollada en la Poli amplía la producción sin invertir en más hornos y consecuentemente, aumentar el consumo de combustible y emisión de gases en la operación.

El cemento es el segundo producto más consumido en el mundo. La estimativa es que más de 2,5 mil millones de toneladas sean producidas por año. El nivel elevado de producción coloca el sector como un gran productor de dióxido de carbono. A pesar de eso, algunas iniciativas han conseguido minimizar el impacto. La Fundación Getúlio Vargas concedió a InterCement el año pasado, por ejemplo, el Sello Oro del Programa Brasileño GHG Protocol por el inventario de gases de efecto invernadero. La tasa de la empresa quedó en 531 kg CO2/tonelada, cuando el promedio mundial entre las empresas del sector participantes del Cement Sustainability Initiative (CSI) es de 656 kg CO2 por tonelada.

Inversión en investigación - La alianza con la Escuela Politécnica de la USP prevé un desembolso de R$ 5 millones de InterCement en los próximos cinco años. La universidad también deberá buscar recursos en el ámbito de programas de apoyo a la innovación tanto en el nivel federal, como estatal para incrementar el presupuesto del proyecto. Esta alianza representa uno de los mayores convenios ya firmados por la Poli y el mayor con dinero privado en el área de la construcción civil.

InterCement ha invertido con coherencia en estudios que incentivan ideas innovadoras. Por ejemplo, el convenio firmado al inicio del 2013 con el Instituto de Pesquisas Tecnológicas (IPT) prevé un desembolso de R$ 2, 5 millones para producción de cemento a base de residuos de la construcción civil. Se trata de una tecnología inédita, que proporciona material de bajo impacto ambiental - sin haber generación adicional de CO2.