Mina do Brucutu - Cred. Eduardo Simoes

2005

En enero, se constituye Camargo Corrêa Suriname N.V., con domicilio social en Paramaribo. Se trata de una etapa más del proceso de internacionalización del grupo, que ya actúa desarrollando diversos proyectos en América Latina, dentro del área de Ingeniería y Construcción. Ejemplos: las uniones por carretera de Chiclayo–Chongoyape y Matachico–Huancayo, en Perú; la Central Hidroeléctrica Raul Leone-Guri, en Venezuela; la carretera Patacamaya–Tambo Quemado, en Bolivia; y la estación de tratamiento de aguas cloacales de San Fernando, en Medellín, Colombia.

Una emisión de debentures, realizada el 3 de febrero, garantiza a Camargo Corrêa Cimentos la captación de R$ 360 millones. Los recursos se utilizarán para duplicar la empresa en un plazo de cinco años.

El 8 de marzo, Usiminas Mecânica concluye la producción de las estructuras metálicas del puente para el tráfico de vehículos y trenes sobre el río Orinoco, en Venezuela.

En la mayor transacción de su historia, el grupo Camargo Corrêa adquiere, el 19 de abril, el control de Loma Negra, la principal productora de cemento de Argentina. Este negocio, por un monto de US$ 1,025 mil millones, permite que Camargo Corrêa Cimentos doble su capacidad instalada mucho antes de lo esperado: de cinco pasa a contar con 14 fábricas, y su producción salta de 2,7 millones a 5,7 millones de toneladas al año.

El proyecto de Identidad Corporativa se inicia el 17 de agosto.

La mina de hierro de Brucutu, en São Gonçalo do Rio Abaixo (Minas Gerais), es palco de la mayor operación de montaje electromecánico de la historia de Camargo Corrêa. Son más de 39 mil toneladas de montaje y cerca de 1,4 millones de metros de cables eléctricos instalados.