Una encuesta realizada por Tavex permitió la creación de un proyecto que ayuda al Grupo Camargo Corrêa a reducir al mismo tiempo el impacto de dos productos de desecho del proceso de teñido y acabado de la producción de jeans: el CO2 proveniente de la combustión de las calderas y el efluente alcalino de los procesos de tratamiento del tejido.

Siguiendo el compromiso de la Agenda Climática que establece la reducción, la reutilización y el almacenamiento del carbono, los profesionales del proyecto promovieron estudios y descubrieron que el CO2 podría ser utilizado en lugar de otros ácidos tóxicos y corrosivos para dejar más próximo de la neutralidad el pH alcalino de los efluentes.

El proyecto, iniciado en 2007 en la fábrica de Tatuí-SP, ya fue implantado en las unidades de Americana-SP, Socorro-SE y Tucumán, en Argentina. Uno de sus resultado más importantes hasta el momento es que Tavex consiguió reducir en aproximadamente 3.000 toneladas la emisión anual de CO2 en la atmósfera, un volumen que exigiría la plantación de 18.000 árboles para neutralizar esos gases, conforme los datos de la ONG “La Iniciativa Verde”.

Entre los resultados adicionales, el cambio de los ácidos por el CO2 ayudó incluso a reducir accidentes operacionales, mejorando las condiciones de seguridad del trabajo y la vida útil de los equipos; minimizó los impactos al medio ambiente al tornar la neutralización del pH más eficaz y favorecer el reúso de efluentes; y generó economía de R$ 2,5 millones a Tavex entre 2009 y 2010 al prescindir gastos con los insumos y mantenimiento de las máquinas.